Juraguá pudo ser el Chernóbil de Cuba

Anuncio


Al frente de la búsqueda de soluciones se situó a Fidel Castro Díaz-Balart, quien había estudiado Física en el Instituto de Energía Atómica I. V. Kurchatov, de Moscú.

Fidel Castro Díaz-Balart, hijo de FidelCastro Ruz y uno de los científicos más prestigiosos de la Cuba revolucionaria,fue el principal impulsor de la idea de la Central Electronuclear de Juraguá(CEN), en la provincia de Cienfuegos, al centro sur de la Isla, y de la vecinaCiudad Nuclear, donde viviría todo su personal.

Las ruinas la Central Electronuclear de Juraguá son elrecuerdo para Cuba de aquel desarrollo imposible.

Juraguá: el proyecto de un Chernóbil en Cuba

Juraguá: el proyecto de un Chernóbil en Cuba Foto: Laura Díaz Milán, BBC

La historia se remonta a 1980. Cuba necesitaba una alternativa a las desangrantes importaciones de petróleo.

Al frente de la búsqueda de soluciones se situó a Fidel Castro Díaz-Balart, quien había estudiado Física en el Instituto de Energía Atómica I. V. Kurchatov, de Moscú.

Como secretario ejecutivo de la Comisión de Energía Atómica de Cuba, Fidel Castro Díaz-Balart estuvo al frente del proyecto de implementación de una Central Electronuclear, para generar hasta un 15 de las necesidades energéticas de Cuba, así como miles de empleos.

El proyecto incluía la creación de una Central Electronuclear y de una Ciudad Nuclear. Para esta se levantaron viviendas e infraestructuras para miles de trabajadores, muchos de ellos de la propia URSS.

Una planta y una ciudad muy próxima a ella, era un proyecto muy similar al de la central de Chernóbil. En el año 1982, con el apoyo técnico y económico de la URSS, se comenzó la construcción del primero de los cuatro reactores de 440 megavatios de potencia proyectados. Solo se terminó este primero.

Anuncio

Chernóbil, la caída de la URSS y el proyecto de Juraguá en Cuba

Chernóbil, la caída de la URSS y el proyecto de Juraguá en Cuba Foto: Enrique de la Osa, Facebook

En abril del año 1986, tuvo lugar la catástrofe de Chernóbil. Este accidente nuclear se considera el peor desastre nuclear de la historia, y como tal, repercutió en la evolución del proyecto de Juraguá.

En el cercano año de 1989 cayó la URSS. Con esta caída del bloque socialista concluyó la imprescindible ayuda a Cuba. La Isla, en los años posteriores, se sumió en una etapa de penosa escasez conocida como el Período Especial en tiempos de paz.

Jonathan Benjamin Alvarado, autor del libro "Power to the people. Energy and the Cuban nuclear programme" (El poder para la gente. La energía y el programa nuclear cubano), asegura que Cuba no tenía la capacidad financiera necesaria para sostener un proyecto como ese.

El proyecto de la Central de Juraguá y de su Ciudad Nuclear quedó en el limbo.

El proyecto de la Central de Juraguá y de su Ciudad Nuclear quedó en el limbo. Foto: Enrique de la Osa, Facebook

Sin otros socios internacionales que apoyaran a Cuba en la implementación del proyecto, el 2 de septiembre de 1992 el máximo líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro, anunció la paralización de la mayor obra industrial que se asumiría en Cuba durante el siglo XX, a causa, en esencia, de la caída del bloque socialista y de la URSS. Fidel Castro en persona, anunció oficialmente: «No tenemos otra alternativa que detener la construcción».

Para entonces, Cuba había invertido en el protecto de Juraguá nada más y nada menos que $1.100 millones de dólares.

El fracaso del proyecto de Juraguá en Cuba

El fracaso del proyecto de Juraguá en Cuba Foto: Enrique de la Osa, Facebook

El fracaso de Juraguá fue total. El 2 de septiembre de 1992 quedó paralizada la mayor obra industrial de la historia de Cuba. Y la paralización de las obras no fue temporal, sino definitiva.

El proyecto murió. La Central Electronuclear de Juraguá nunca llegó a entrar en funcionamiento, y solo la Ciudad Nuclear creada para sus trabajadores la sobrevivió.

Cerca de 4.000 de las personas que se instalaron en la Ciudad Nuclear, decidieron permanecer a pesar del fracaso del proyecto.

En la actualidad, la Ciudad Nuclear sobrevive apenas, en medio de las ruinas de un mayor proyecto.

En 2015 las autoridades cubanas anunciaron un plan para convertir a la Central Electronuclear de Juraguá en un almacén nacional de residuos peligrosos.

Así, las instalaciones de lo que se previó como la Central Electronuclear de Juraguá (CEN) se comenzaron a remodelar para su conversión en el Confinatorio Nacional de Desechos Peligrosos.

Anuncio

Suscríbete a nuestro boletín




¿tu reaccion?



conversaciones de facebook