Tendencias que matan

Muchas barbaridades se realizan en nombre de la belleza, pero, ¿hasta qué extremo se puede llegar? ¿Acaso alguien sería capaz de cortar parte de su cuerpo para cumplir con un patrón estético?

Anuncio


Muchas barbaridades se realizan en nombre de la belleza, desde dolorosas cirugías hasta peligrosos tratamientos y conductas que atentan contra el natural desarrollo del organismo humano. Pero, ¿hasta qué extremo se puede llegar? ¿Acaso alguien sería capaz de cortar parte de su cuerpo para cumplir con un patrón estético?

Al parecer sí. Hay un chiste que iguala la belleza de los zapatos femeninos con el amoratamiento de las extremidades; y algunos cirujanos plásticos del primer mundo han sugerido retirar, ¡por razones de comodidad!, el dedo meñique de cada pie.

Si descabellada figura la idea, aún más lo es que ya algunas mujeres en los Estados Unidos se han sometido a esta cirugía, que permite usar durante mayor tiempo y más   cómodamente sus lujosos tacones.

Anuncio


El mundo se ha llevado las manos a la cabeza al conocer la noticia. Cirujanos plásticos de otras latitudes  afirman que sus colegas no deberían practicar tales operaciones, salvo en el único caso que se prescribe: tener el dedo demasiado largo, cuando con la cortadura del dedo meñique, el paciente nota menos presión en los zapatos, tras lo cual mejora su bienestar.

Pero, mientras se comprueba si la amputación se convierte en tendencia en el resto del mundo, hay mujeres que han dado un paso más y se inyectan botox en la planta de los pies. ¿Para qué? Pues con el objetivo de combatir la sensibilidad en esa zona y aguantar los tacones de sus sueños hasta el infinito.

La vanidad puede llegar al delirio. A partir de ahora, cuando su amiga o su novia se queje después de una noche subida en unos tacones de ensueño y asegure: “¡Cuánto dolor! Me cortaría los dedos de los pies”, no lo tome tan a la ligera, pues un día quizá se sorprenda con el  cumplimiento de aquella promesa.

moda tendencias belleza dolor patrón modelos

Anuncio