En las calles y hasta dentro de los hogares de toda Cuba, es difícil escapar de la campaña por el SÍ.

Anuncio


Ante el inminente referendo constitucional, la campaña oficial se halla, desde su inicio, solo enfocada en el voto por el SÍ.

Por primera vez en más de 45 años, todos los habitantes de Cuba tendrán la oportunidad de decir SÍ o NO a un pacto entre la sociedad y el gobierno. De eso se trata, en esencia, el proceso de referendo constitucional en Cuba, para votar por la propuesta de nueva Constitución el 24 de febrero próximo.

Ante el inminente referendo constitucional, la campaña oficial se halla, desde su inicio, solo enfocada en el voto por el SÍ. 

En tal sentido, el discurso de la campaña localiza las razones para votar en ideales como la Patria, la independencia y la soberanía, aunque ninguno de esos tres conceptos se halla ni definido ni puesto en discusión desde la propuesta de Constitución.

En las calles y hasta dentro de los hogares de toda Cuba, es difícil escapar de la campaña por el SÍ. En todos los espacios públicos: autobuses, supermercados o la televisión nacional, se hace campana por el voto aprobatorio para la nueva Constitución.

Hasta los animados del Pidio Valdès han sido usados de manera indiscriminada para hacer campaña por el Sí en Cuba

¿Para qué se hace un referendo entonces? Cabría preguntarse.

Según el discurso de las autoridades en los medios oficiales como Cubadebate, el referendo es para votar por la nueva Constitución: «Es la primera vez para la inmensa mayoría del pueblo que asiste en calidad de elector, pues desde el 76 no se hacía un referendo. Estamos hablando de que no voy a votar por un candidato en específico, ni por dos o tres, voy a votar por la carta magna de mi país, por la ley de leyes, y el acto de decidir entre una persona que me represente en un escaño de gobierno, o del poder popular, o elegir la Constitución del país, donde realmente están previstos los proyectos que tenemos como nación y hasta los proyectos que en lo individual tengan las familias en Cuba, tiene una marcadísima diferencia».

Sin embargo, la campaña oficial en apoyo al referendo se ha hecho toda por el Sí, no por el voto, no por el ejercicio del pleno derecho de ejercer el voto.

En tal sentido, carteles, pósteres para avisos o mensajes en los autobuses tienen la consigna del Sí; también la tienen grandes vallas en los bordes de las vías, pegatinas en cajeros automáticos o vitrinas de tiendas y establecimientos públicos.

Según opinión de muchos, la realidad es que se está usando presupuesto público para apoyar una sola opción (el SÍ) en un contexto en que los ciudadanos pueden votar SÍ o NO.

Asimismo, desde el inicio de la campaña no es posible enviar un SMS a través de la Empresa de Telecomunicaciones ETECSA, que contenga los lemas YoVotoNo o YoNoVoto. Estos SMS no llegan a su destinatario.

A diferencia del referendo constitucional de 1976, ahora en Cuba existe acceso a Internet en los celulares, desde que en diciembre del año 2018 se implementó el servicio 3G en la Isla.

En Internet, la campaña “YoVotoSí” tiene una contraparte que es el “YoVotoNo”.

El posible impacto que el “YoVotoNo” (la campaña del No) puede tener en el voto en Cuba es lo que, al parecer, ha marcado la fuerza con que se ha llevado a cabo la campaña oficial por el Sí, en opinión de muchos, y con razón, una campaña desmedida. 

Anuncio

Suscríbete a nuestro boletín




¿tu reaccion?



conversaciones de facebook